Goleada del Deportivo ante un peleón Oviedo

Con un contundente 4-0 en el electrónico, el Deportivo consigue su quinta victoria en casa tras una fructífera segunda mitad. 

El primer tiempo dejó el primer gol ‘herculino’, que estuvo en la cabeza de Domingos Duarte. El luso cabeceó a placer tras un saque de esquina colgado por Carles Gil al punto de penalti y colocó  la pelota en un lugar inalcanzable para Champagne. 

La verticalidad y la puntería la tuvo el conjunto de Juan Antonio Anquela en los primeros 45 minutos, dominando el balón y dejando una sensación de peligro constante sobre la portería de Dani Giménez. Enfrente tuvo a un Deportivo plano. 

Tras pasar por vestuarios, cambió el chip el conjunto local, mucho más efectivo y que sabía a lo que jugaba. Así, pudo poner tierra de por medio con el gol de Quique. El delantero tocó primero de cabeza y se acomodó el balón para marcar con la derecha el segundo del partido.

Pudo recortar distancia Joselu, que cabeceó y mandó el balón por encima del travesaño de la meta de Dani Giménez. Poco después llegó el tercero de los herculinos. Gran definición de Carlos Fernández, que condujo para meterse dentro del área y colocar el balón por encima de Champagne

Riazor era una fiesta cuando, dos minutos después, a quince del final del partido, Quique hacía el cuarto. Carlos Fernández recibió en la frontal y sirvió el pase de la muerte a Quique para que batiera, por cuarta vez, al arquero ‘carbayón’.

Con esta goleada, el Deportivo consigue escalar hasta la segunda posición de la tabla. Por su parte, el Oviedo, que no dejó de pelear hasta el último momento, descendió dos puestos hasta quedar duodécimo. 

El encuentro en Riazor estuvo protagonizado, además de por los goles, por la limpieza en las jugadas. El coleagido Ocón Arráiz no tuvo que enseñar ni una sola amarilla en los 93 minutos de juego.