Incendios forestales en California avanzan sin control

LOS ÁNGELES.

Atrapados en sus vehículos, calcinados por las llamas, los bomberos hallaron a las primeras cinco víctimas de un feroz incendio forestal que arrasó la ciudad de Paradise. Más tarde se informó de otros cuatro decesos.

El condado de Buttle es el más afectado, con Camp Fire, con 280 km2 arrasados.

Las autoridades informaron ayer que eran 150 mil los desalojados en todo el estado y 6,453 casas destruidas.

Otros dos incendios se registran más al sur, en el condado de Ventura, cerca de Thousand Oaks, donde un exsoldado abrió fuego en un bar, dejando 12 muertos antes de suicidarse.

La magnitud de la destrucción que hemos visto es increíble y desgarradora”, dijo Mark Ghilarducci, director de la oficina de emergencia del gobierno del estado. “Sabemos que hay heridos y que se han perdido vidas humanas”.

La oficina del sheriff de Buttle dijo que sus oficiales “localizaron cinco fallecidos en el área de Edgewood Lane, en Paradise”, una de las poblaciones más afectadas.

La investigación preliminar reveló que las víctimas, localizadas en vehículos, fueron alcanzadas por el incendio Camp”, indicó un comunicado.

Debido a las quemaduras, la identificación aún no se pudo hacer. Se realizarán autopsias para determinar las circunstancias de las muertes y comenzar el proceso de identificación”, agregó.

Un equipo investiga la posibilidad de que haya más víctimas mortales producto de este incendio que arrancó el jueves por la mañana.

Las primeras víctimas fueron halladas atrapadas en vehículos.

PANORAMA GRIS

Las autoridades lograron evitar que el incendio llegue a Chico, de 90 mil habitantes, un poco al oeste de Paradise.

Ghilarducci dijo que unas 52 mil personas fueron evacuadas en esa área, donde se esperan fuertes vientos y poca humedad, una mala noticia para los más de dos mil bomberos que combaten las llamas.

Camp, contenido apenas en 5%, ha destruido unas 6 mil 713 estructuras y amenaza un total de 15 mil. Se reportaron, al menos, tres bomberos heridos.

Miles de personas tuvieron que ser desalojadas de sus hogares.

ESTRELLAS EVACUADAS

California fue golpeado desde finales de 2017 por numerosos incendios, especialmente violentos, que provocaron una decena de muertes.

Los de Hill y Woolsey, que arden en el sur, forzaron el desalojo de más 100 mil personas.

El fuego de Woolsey, el más preocupante, se propagó con velocidad, amenazando la exclusiva población costera de Malibú, donde viven muchas celebridades de Hollywood.

El incendio está fuera de control y se encamina a áreas pobladas. Todos los residentes deben evacuar ahora”, escribieron en Twitter las autoridades de esa ciudad ubicada entre el Océano Pacífico y la sierra de Santa Mónica.

Creció en la madrugada de ayer 40 km2 y lleva un área arrasada de 57 km2.

Unas 30 casas ya fueron consumidas por el fuego en esa área, sin que se reportaran hasta ahora víctimas.

El director cinematográfico mexicano Guillermo del Toro, ganador del Oscar, puso en Twitter que fueron “evacuados de las casas que contienen la colección (de objetos de horror) (Bleak House) porque el incendio ya está en Agoura, Malibú, y se extiende”.

Alyssa Milano y Kim Kardashian también tuvieron que desalojar.