Índice de fertilidad retrocede, pero la población aumenta

Los índices de fertilidad retrocedieron significativamente en el mundo entre 1950 y 2017, según un estudio divulgado ayer viernes que constata que pese a este dato la población del planeta sigue en aumento.

Las mujeres pasaron de tener 4,7 hijos en 1950 a 2,4 el año pasado, un promedio que refleja a la vez una gran disparidad entre países, especialmente entre ricos y pobres, indicó el Instituto de Evaluación y Métrica de Salud (IHME, por sus siglas en inglés), de la Universidad de Washington.

Así, mientras 104 países —sobre todo en África y Asia—, mantienen altos índices de fertilidad, 91 —la mayoría en Europa y América del Norte y del Sur— ni siquiera pueden mantener sus poblaciones actuales, añadió el estudio publicado en la revista médica The Lancet.

Chipre registra el índice más bajo del mundo, con 1 hijo por mujer, mientras que el más alto se halla en Níger, donde las mujeres dan a luz a 7 hijos como promedio.

En Uruguay, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la tasa de fecundidad es de 1,8 hijos por mujer.

El declive de la fertilidad no frenó en absoluto el aumento de la población mundial, que en el mismo periodo creció de 2.600 millones a 7.600 millones. Buena parte de este aumento está concentrado en el sur de Asia y en África subsahariana.

“Estas estadísticas representan tanto un baby boom para algunos países como un declive para otros”, constató Christopher Murray, director del IHME, creado por la Fundación Bill y Melinda Gates. “Los índices de fertilidad más bajos de las mujeres reflejan claramente no solamente un acceso y disponibilidad de los servicios de salud reproductivos, sino también que muchas mujeres están eligiendo posponer o renunciar a dar a luz, y tener a la vez más oportunidades en materia de educación y empleo”, añadió.

El estudio, elaborado a partir de más de 8.000 fuentes de datos con el fin de ilustrar un panorama mundial de la salud, refleja también que mientras los países con altos ingresos representaban en 1950 el 24% de la población mundial, este dato cayó a 14% en 2017.