“Intento frustrado de feminicidio”

Condenan varias agrupaciones la salvaje agresión

Indignación y expectación son los sentimientos que embargan a integrantes de seis agrupaciones defensoras de la erradicación de la violencia de género.

En voz de dos de sus dirigentes, expresan su repudio por la salvaje agresión que sufrió una muchacha a manos de su pareja.

Adelaida Salas Salazar y María Eugenia Núñez Zapata, representantes en Yucatán del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio y del colectivo Mujeres sin Maquillaje, respectivamente, condenan lo que consideran como tentativa de feminicidio, y exigen a las autoridades encargadas de llevar el caso que cumplan, sin condicionamientos ni presiones, lo que marca la ley para que el presunto culpable reciba una sanción ejemplar.

Además de ambas agrupaciones contra la violencia contra la mujer, se pronuncian contra la golpiza a Andrea M. C. M. a manos de Christian C. D. el Centro de Derechos Humanos “Colibrí”, la Unión Obrera Peninsular, Mujeres Líderes del Sureste y el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres, que esperan con inquietud cómo se desarrollará el proceso en el que solicitan se rija bajo los parámetros del Protocolo de Actuación de Feminicidio, pese a que no se consumó el asesinato de la muchacha.

Como se informó, un joven de 22 años, identificado como Christian C. D. golpeó de manera salvaje a su pareja, en la casa 194-B de la calle 33 entre 46 y 48 de la colonia Benito Juárez Norte.

El ataque, que los vecinos denunciaron a la Secretaría de Seguridad Pública por medio de la línea telefónica de emergencias 9-1-1, ocurrió el miércoles 7 pasado. La oportuna llegada de los policías, según los residentes, impidió el crimen de Andrea.

Adelaida Salas reitera que el caso de Andrea, de 20 años de edad, no se trata solo de golpes, sino de un intento de feminicidio porque cumple varias de las agravantes que se consideran en el Protocolo penal con perspectiva de género.

“Fue un intento frustrado de homicidio, de un feminicidio en grado de tentativa. Se trata de un agresor que tiene una relación entre la víctima y el atacante, que además se dice que es karateca, lo que es grave, ya que a sabiendas del poder de puños y piernas abusó y atacó con saña a su pareja”, explica la activista social.

“Estamos conscientes del cambio de gobierno, aún quedó pendiente el protocolo de investigación de tipo penal por tentativa de feminicidio con perspectiva de género, y el lunes nos reuniremos con las legisladoras locales encargadas de equidad y género en el Congreso para presentar el protocolo y seguir los pasos hasta su aprobación”, insiste Adelaida Salas.

“A pesar de ello, exhortamos a las autoridades a que se considere, se tipifique el caso de Andrea como tentativa de feminicidio”.— Carlos F. Cámara Gutiérrez