La xenofobia y el antisemitismo, vigentes en Alemania, dice Merkel

Los dirigentes alemanes advirtieron contra el resurgimiento de un “preocupante antisemitismo” y la emergencia de la extrema derecha, al conmemorarse la “Noche de los Cristales Rotos”, un pogromo que hace 80 años anunció la exterminación de los judíos.

“El Estado debe actuar de manera consecuente contra la exclusión, el antisemitismo, el racismo y el extremismo de derecha”, dijo la canciller Angela Merkel, en un discurso en la mayor sinagoga de Alemania, en Berlín.

La dirigente, vestida de negro, acusó a quienes “reaccionan con respuestas supuestamente simples a las dificultades” de la época, en referencia al auge de los populismos y la extrema derecha en Alemania y Europa.

En este lugar de culto profanado hace 80 años por los nazis, el presidente del consejo central de los judíos, Josef Schuster, fue incluso más lejos al atacar al partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), presente desde hace un año en el parlamento, y calificar a sus miembros de “incendiarios morales”.

Algunos de sus dirigentes han realizado declaraciones polémicas sobre el deber de memoria de Alemania, además de tener un discurso islamófobo contra los cientos de miles de refugiados llegados al país desde 2015.

Schuster calificó de “vergüenza” las agresiones contra los judíos, pero también contra los refugiados musulmanes.

DISCRIMINACIÓN Y EXTERMINIO

Hace 80 años más de mil 400 lugares de culto fueron incendiados en toda Alemania, se saquearon los negocios propiedad de judíos y al menos 91 personas perdieron la vida, mientras que miles fueron deportadas.

Para los historiadores, lo que ocurrió en Alemania y en Austria los 9 y 10 de noviembre de 1938 marca el paso de la discriminación de los judíos a su persecución y posterior exterminación por parte de los nazis.

La propaganda afirmaba entonces que se trató de una erupción de violencia espontánea tras el asesinato de un diplomático en París. Pero en realidad estuvo planificada por los jerarcas nazis.

Fue Joseph Goebbels, ministro de la Propaganda, quien dio la señal. Las destrucciones corrieron a cargo de las SS, de las SA y de las Juventudes hitlerianas. La “Noche de los cristales rotos” difiere así de los pogromos populares de Europa del Este.

Esta conmemoración, que se solapa con el centenario del Armisticio de la Primera Guerra Mundial, se produce en un contexto turbio en Alemania.

Fuente: Milenio