Dos exjugadores de Grandes Ligas mueren en un accidente causado por delincuentes en Venezuela

Un nuevo episodio asociado a la criminalidad desbocada que azota el país ha conmocionado a Venezuela. Dos populares exjugadores de las Grandes Ligas de béisbol norteamericanas (MLB, por sus siglas en inglés), José “El Hacha” Castillo y Luis Valbuena, murieron la madrugada del viernes en un accidente automovilístico en una carretera del Estado de Yaracuy, en el oeste del país, por una cruel práctica de los delincuentes. Ambos deportistas viajaban en una camioneta con sus compañeros Carlos Rivero y Raúl Álvarez, que resultaron heridos, después de que su equipo Cardenales de Lara se enfrentó en Caracas a los capitalinos Leones. El conductor, Rivero, no pudo esquivar una piedra colocada en la vía y eso generó el accidente, de acuerdo con el informe policial.

Los cuatro beisbolistas fueron atendidos por paramédicos y oficiales de seguridad. El infortunio sacudió al país caribeño, en el que el béisbol es el deporte nacional. “Estamos viviendo una horrible tragedia”, aseguró Cardenales de Lara en su cuenta de Twitter, mientras varios equipos venezolanos se declararon en luto. Las Grandes Ligas de béisbol y destacados jugadores también lamentaron las muertes. Muchas estrellas internacionales de este deporte proceden de Venezuela.

Los beisbolistas fallecidos se habían destacado como jugadores de la MLB. Valbuena, de 33 años, estuvo durante 11 temporadas con los Angelinos de Anaheim, los Astros de Houston, los Chicago Cubs, los Indios de Cleveland y los Marineros de Seattle. Por su parte, Castillo, de 37 años, estuvo en cinco temporadas con los Piratas de Pittsburgh, los Gigantes de San Francisco y los Astros entre 2004 y 2008, además de pasearse por la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) entre 2011 y 2016 con cinco equipos diferentes. Su reciente gloria consistía en ostentar un récord de 1.000 hits en la liga venezolana.

La opositora María Corina Machado, dirigente del partido VenteVenezuela, calificó las autopistas del país como “guillotinas” por oscuras, repletas de baches y amenazadas por delincuentes. “Es un asesinato. Responsabilidad directa de quienes las ponen [las piedras] y de quienes impunemente los han dejado delinquir por 20 años”, señaló.

Gustavo Andrade, gerente de los Cardenales de Lara, repudió la inseguridad en el país. “¿Cuántos más venezolanos mueren en las carreteras porque personas inescrupulosas lanzan objetos para asaltarlos?”, dijo en declaraciones a una televisora local. El presidente Nicolás Maduro lamentó las muertes. “Me uno al luto que embarga a la familia del béisbol venezolano y toda su fanaticada, por la partida física de Luis Valbuena y José Castillo, peloteros talentosos y reconocidos. Mis condolencias a Cardenales y esencialmente a sus familiares, mucha fuerza en este momento”, dijo.

Los peligros en las carreteras del país sudamericano son crecientes, y abundan los incidentes en los últimos años. Rosman García, otro exjugador de las Grandes Ligas, falleció por el mismo motivo que Castillo y Valbuena en 2011. También, en un crimen que conmocionó al país en enero de 2014, la reina de belleza y actriz Mónica Spear y su exesposo Thomas Henry Berry sufrieron un accidente de tránsito provocado por piedras atravesadas en la vía. Los delincuentes que colocaron la trampa no solo los despojaron de sus pertenencias, sino que los asesinaron de varios disparos delante de su hija de cinco años.

El País