El Papa sorprende a enfermos graves al visitarlos en casa de acogida

El Papa Francisco sorprendió hoy a un grupo de enfermos a quienes visitó en una casa de acogida ubicada en la periferia sur de Roma, a donde llegó esta tarde y el mismo tocó el timbre


El Papa Francisco sorprendió hoy a un grupo de enfermos a quienes visitó en una casa de acogida ubicada en la periferia sur de Roma

Autor: Notimex

Ciudad del Vaticano,(Notimex).- El Papa Francisco sorprendió hoy a un grupo de enfermos a quienes visitó en una casa de acogida ubicada en la periferia sur de Roma, a donde llegó esta tarde y el mismo tocó el timbre.

Poco después de las 15:30 horas locales (14:30 GMT), acompañado por apenas un colaborador de la Curia Romana (el arzobispo Rino Fisichella) y un par de guardias de seguridad, Francisco dejó su residencia en el Vaticano, la Casa de Santa Marta, para un recorrido pastoral.

Primero se dirigió hasta la sede de CasAmica Onlus, que acoge personas enfermas que deben recibir cuidados hospitalarios continuos y que son acompañados por sus familiares, ubicada en la zona de Trigoria.

El Papa tocó el timbre y fue recibido por el personal en servicio, que se quedó atónito por la inesperada visita. A su llegada, algunos internos se encontraban en la cocina y algunos niños en la sala de juegos.

De manera espontánea, el pontífice se detuvo a jugar y bromear con ellos, después intercambió algunas palabras de consuelo con los padres que lo acogieron con gran afecto y le contaron sobre sus sufrimientos, según informó el Vaticano.

Después, acompañado por la presidenta de la Asociación CasAmica, Lucia Cagnacci Vedani, escuchó las historias de Aquiles y Andrei, dos niños de 13 y 11 años afectados por una enfermedad oncológica grave, quienes se encuentran internados en esa institución junto a sus padres.

También escuchó a Sandra y Plamen, provenientes de Bulgaria y Arwa, Marruecos, quienes se encuentran en una difícil situación económica que les impide satisfacer sus necesidades más básicas.

Los internos de esa casa son, en su mayoría, italianos que llegan de las regiones del sur, obligados a moverse a los grandes centros sanitarios de Roma para recibir tratamiento médico, así como algunas familias provenientes del norte de África y del este de Europa.

Los internos padecen enfermedades graves como tumores o leucemia. El servicio ofrecido en estos centros pone en evidencia el fenómeno de las “migraciones sanitarias”, con el agregado de malestar y pobreza que conlleva.

Antes de despedirse, el Papa dejó un pergamino como recuerdo del encuentro y entregó algunos regalos a las familias.

Posteriormente, el pontífice se dirigió a la comunidad terapéutica de rehabilitación “El Puente y el Árbol”, situada en uno de los puentes del barrio Laurentino 38, zona muy difícil de la periferia sur de Roma.

Los internos de ese centro son 12 jóvenes con enfermedades mentales, que vivieron condiciones familiares que no les permitieron mejorar su situación.

El Papa subió a pie los escalones del puente y llegó con los muchachos, que se encontraban en medio de una actividad. Con esta visita cumplió el deseo de ellos, que hace unos meses le habían escrito una carta contándole sus dificultades, así como los esfuerzos para proseguir su camino de recuperación.

El líder católico se sentó con ellos, los escuchó y animó, respondiendo a sus preguntas. Al centro llegaron algunos padres, que abrazaron a Francisco agradeciéndole su visita.

Antes de despedirse, el Papa dejó como regalo un gran “panetone” (dulce típico italiano de temporada) de unos 10 kilogramos para las próximas fiestas navideñas, tras lo cual, regresó al Vaticano.

¡Permítenos ser tu Voz!

¿Conoces o tienes fotos y videos de algún acto donde se tenga que reconocer la calidad humana? ¿De alguna situación de posible negligencia, corrupción y abuso de autoridad? Mándanos el material al WhatsApp de HOYTamaulipas: (+52) 8341032181

Nosotros le daremos seguimiento ¡Compártelo! Muchas gracias.