Ford Mustang GT500 2020, llega la versión más potente de la historia

Ver fotos

Ford Shelby GT500 2020

Se convierte, con más de 700 CV de potencia, en la versión matriculable más potente del coupé norteamericano.

Ford acaba de desvelar su sorpresa más importante para 2019, coincidiendo con el salón de Detroit 2019: el nuevo Mustang Shelby GT500 2020.

Se trata de la versión de calle más potente, del deportivo norteamericano, gracias al motor 5.2 V8, que ahora desarrolla más de 700 CV de potencia. Un bólido capaz de acelerar, de 0 a 100 km/h, en menos de 3,0 segundos y de recorrer el cuarto de milla (402 metros), por debajo de 11,0 segundos. Un vehículo espectacular por los cuatro costados.

El Shelby GT500 2020 se convierte en un auténtico vehículo de carreras, con el equipo de frenos más potente jamás equipado y con tecnología basada en la que utilizan los vehículos de competición de la firma del óvalo, como el GT y el Mustang GT4. Esta tecnología también incluye una transmisión automática de doble embrague, de siete velocidades.

Shelby, la varita mágica potenciadora del GT500 2020

Por otra parte, el diseño del nuevo Shelby GT500 2020 aporta mayor carga aerodinámica al vehículo, mientras que los ajustes realizados por el departamento deportivo de la marca, Ford Perfomance, que incluyen la suspensión adaptativa Magne-Ride, hacen que este Mustang sea el más avanzado hasta la fecha.

También te podría interesar

“Carroll siempre trabajó para conseguir que el siguiente Shelby fuera más rápido. Creo que le encantaría este Mustang más que cualquier otro”, afirmó Jim Farley, presidente de Ford para mercados globales. “El nuevo Shelby GT500 sorprenderá a los propietarios de superdeportivos con su tecnología de carreras, obra de Ford Performance, así como con su potente motor sobrealimentado y su aspecto imponente”.

El bloque de gasolina, de ocho cilindros y 5,2 litros de cilindrada, está fabricado a mano, en aluminio. Tanto el compresor como el intercooler de refrigeración ahora son de mayor tamaño y ocupan una nueva posición, para asegurar un centro de gravedad lo más bajo posible. Además, el cárter estrena un novedoso sistema que distribuye el aceite, siempre de la forma más óptima.

Ver fotos

Ford Shelby GT500 2020

En el apartado de la transmisión, Ford Performance utiliza la misma caja automática de un superdeportivo como el Ford GT. Hablamos del cambio de doble embrague TREMEC, de siete velocidades, capaz de realizar cambios de marcha en menos de 100 milisegundos. Esta transmisión dispone de varios programas de funcionamiento: Normal, Weather, Sport, Drag y Track. La función de arrancada (Launch Control) también está disponible en este nuevo modelo.

Otros de los actores secundarios, que podemos encontrar en el nuevo GT500, son el sistema de frenos firmado por Brembo, que incluye discos de 420 milímetros de diámetro y pinzas de freno delanteras con seis pistones, además de los neumáticos deportivos Michelin Pilot Sport Cup 2, con un compuesto específico.

Ver fotos

Ford Shelby GT500 2020

El modelo norteamericano también podrá incorporar dos paquetes de equipamiento extra. El primero, denominado ‘Handling Package’, incluye ajustes específicos y un alerón trasero de tipo Gurney. El segundo, para clientes más ‘extremos’, se denomina Carbon Fiber Track Package, que incluye unas llantas de fibra de carbono de 20 pulgadas, los mencionados neumáticos Michelin Sport Cup 2, alerón ajustable de fibra de carbono, procedente del GT4, y un splitter delantero específico, además de la eliminación de los asientos posteriores, con el consiguiente ahorro de peso.

En el interior, los asientos deportivos Recaro, el salpicadero con inserciones en fibra de carbono o los paneles de las puertas en acabado Dark Slate Miko llaman poderosamente la atención. Tampoco conviene olvidarse de la pantalla táctil de 12,0 pulgadas, del sistema multimedia SYNC 3 o del equipo de sonido con 12 altavoces, B&O Play Premium, que completa la oferta multimedia del deportivo norteamericano.

Sin duda, el Shelby Mustang GT500 2020 se ha convertido, por derecho propio, en el nuevo objeto de deseo de los seguidores de la firma del óvalo.