Día del Amor y la Amistad: Dos historias para creer en el amor a primera vista

Desde que el 14 de febrero del año 270 se sentenció a muerte a un sacerdote llamado Valentín, por desobedecer las ordenes del emperador Claudio III, quien prohibió el matrimonio entre personas jóvenes, desde esa fecha se celebra el Día de los Enamorados.

Ese acontecimiento prácticamente toda la humanidad lo celebra, bajo diferentes nombres y fechas, pero el resultado es el mismo: una animada celebración que honra al amor en todas sus manifestaciones.

Y como símbolo de ese hermoso sentimiento universal DIARIO LA TRIBUNA presenta dos parejas que se conocieron de una manera muy particular, cuya relación fue bendecida a través del sacramento del matrimonio, y que hoy cuentan sus historias de amor.

María de los Ángeles Alvarenga y Mario David Flores:

“Nuestro matrimonio es la mayor aventura y mejor decisión que hemos tomado”

El amor para un ingeniero civil y una doctora en Cirugía Dental, llegó a través de la complicidad de una amiga y colega de ella, quien al atender al atractivo paciente, decidió dejarle la cita siguiente a María de los Ángeles.

Así Mario David fue atendido en su posterior cita por la joven doctora, actuando Cupido de inmediato, con su certero flechazo, iniciando una relación de noviazgo durante dos años.

Se casaron por lo civil el 26 de diciembre del 2017 y por la iglesia el 6 de enero del 2018. “Nuestra relación comenzó de una manera que ninguno de los dos lo planeo y ni se imaginó”, afirma nuestra entrevistada.

Fue amor a primera vista, relata una muy enamorada Ángeles, quien recuerda que empezaron a salir y se hicieron novios en una tarde de café en Santa Lucía.

“De Mario te puedo decir que lo admiro todo, es un hombre realmente generoso, sumamente amoroso y la persona más buena que te puedas encontrar, un hombre inteligente que siempre que da un paso lo da firme y sin mirar atrás, una persona leal que puedes confiar totalmente en el”.

Mario por su parte dice que admira de Ángeles el gran ser humano que es, su corazón, bondad, humildad, compasión por los demás, su fidelidad, honestidad y su gran valentía por enfrentar nuevos retos, su empeño en alcanzar toda meta o sueño que tenga, “realmente es la mujer que necesitas a tu lado, que te impulse a ser una mejor persona, a enfrentar nuevos retos que ha pesar de los obstáculos siempre lograremos llegar a la meta”.

María de los Ángeles Alvarenga y Mario David Flores, radican en Madrid, España, ella ejerce su profesión y el cursa su maestría, afirmando que el cambio de país, les ha permitido tener una vida mas privada.

Afirman que se llevan de lo mejor: “nuestra relación sigue siendo de novios, siempre tenemos citas, siempre hay algo especial en nuestro día, somos un equipo en todo los aspectos. Nuestro matrimonio es la mayor aventura y mejor decisión que hemos tomado”, concluye la enamorada pareja.

Ana Aguilar y Guy Barbier de Lalobe de Felcourt

“Fue como si estuviéramos enamorados desde hacia mucho tiempo”

Lo había visto en una calle de la capitalina colonia Palmira y su imagen le quedó grabada en su memoria. Una semana después una amiga la invitó a una fiesta en la que despedirían a un amigo francés, de la embajada de ese país. Cual no sería su sorpresa que ahí estaba el atractivo extranjero que había visto y que le resultó inolvidable.

“Cuando lo volví a ver esa noche, sentía que lo amaba desde hacia mucho tiempo, el no dejaba de mirarme y yo me sentía nerviosa. Después de la reunión fuimos a una disco y me pidió que bailara con el, casi al finalizar la noche”.

Así comenzó esta historia de amor, a los tres días el diplomático se había convertido en novio de la guapa hondureña, con el inconveniente de que su amado partiría hacia Lisboa, en dos semanas y media.

La dolorosa partida se dio y así pasaron seis años de cartas, llamadas telefónicas y esporádicas visitas, hasta que un día la invitó a Lisboa, explicándole que el conocía perfectamente su mundo, pero ella no el de él, por lo tanto no quería que por eso su matrimonio durara solo tres semanas, por problemas de adaptación: el la quería para siempre en su vida.

Partió hacia Portugal y nunca más regresó, logrando afianzar un sólido matrimonio, sin que el cambio de país la afectara en alguna manera, ya que “de la mano de Guy todo es mas fácil”.

Esa historia de amor es protagonizada por Ana Aguilar y el francés Guy Barbier de Lalobe de Felcourt, quienes con siete años de noviazgo, 23 de casados y tres hijos, han consolidado una relación que cristalizaron el 23 de diciembre de 1995, con su matrimonio religioso.

Admira de su esposo su sensibilidad, honestidad, increíbles valores morales, éticos y cristianos, su exquisita educación y su humildad entre muchas otras virtudes.

Guy, por su parte considera que Ana es el amor de su vida, admira todo de su amada esposa que logró cautivar su corazón a primera vista, convirtiéndola en su eterna compañera de vida y a quien siente amar desde otras vidas, tal y como sintió ella cuando Dios, la suerte o el destino, hizo que sus vidas se entrelazaran para siempre.