Primera vez en la historia de la Iglesia católica: el Papa expulsará del sacerdocio a un ex cardenal

El papa Francisco tomará la medida contra Theodore McCarrick, acusado de abusos sexuales a menores. La pena es la más grave quer puede sufrir un sacerdote.


Según fuentes internas del Vaticano publicadas el papa Francisco expulsará este miércoles del sacerdocio al ex cardenal estadounidense Theodore McCarrick, tras confirmar que son ciertas las informaciones que lo acusaban de abusos sexuales a menores, según publicó el periodista Jesús Bastante en El Diario de España, La pena, denominada “Reducción al estado laical”, es la más grave para un eclesiástico, y sólo es superable por la excomunión.


La medida se toma apenas una semana antes de que de comienzo la cumbre anti pederastía convocada por Francisco en el Vaticano, y en la que se darán cita los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo para tratar de dar una respuesta firme, y uniforme, antes los escándalos de abusos a menores y encubrimiento que salpican a la Iglesia católica en los cinco continentes.


La decisión del Papa se produce después de que la Congregación para la Doctrina de la Fe haya concluido su investigación, considerando culpable al ya ex cardenal (Francisco lo había desposeído de su cargo en julio pasado) de haber abusado de un niño de 16 años. Del mismo modo, McCarrick, ex cardenal y arzobispo emérito de Washington, está acusado de abusar sexualmente de tres menores y de varios seminaristas y jóvenes sacerdotes.


Durante el tiempo que ha durado el proceso, el ex cardenal de 88 años vivió recluido en una celda de un monasterio de Kansas, llevando una vida de retiro, oración y penitencia, tal y como ordenó Francisco.


Una vez que se confirme la sentencia, McCarrick no podrá administrar los sacramentos, presentarse o vestir como sacerdote, ni recibir asignación económica alguna por parte de cualquier institución eclesial. El caso McCarrick fue utilizado por sectores ultra conservadores el pasado mes de agosto para sugerir que Francisco conocía los delitos del ex cardenal, y que no hizo nada.


La acusación vino del ex nuncio en Estados Unidos, Carlo Maria Viganò, quien escribió una carta abierta acusando al Papa de no actuar y exigiendo su dimisión. Con posterioridad, se comprobó que todas las acusaciones de Viganò eran falsas. De hecho, tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI pudieron haber actuado contra el ex cardenal (los abusos datan de varias décadas atrás), pero el único que tomó cartas en el asunto fue Francisco.


En julio pasado, McCarrick, se convirtió en el primer prelado católico en casi 100 años en perder el título de cardenal, y ser obligado a abstenerse del ministerio público. Ahora, se convertirá en el primer cardenal en ser expulsado del sacerdocio por pederasta.