¡Imperdible! La cara de David Beckham al ver que su “estatua” no se parecía en nada a él

Antes que fuera develada la estatua con la que Los Angeles Galaxy rindieron homenaje a su exjugador estrella David Beckham, el conductor de The Late Late Show, James Corden, le jugó una divertida broma exfutbolista.

Beckham fue llevado con engaños a una supuesta reunión en la que vería su “estatua” ya terminada, pero antes que la viera contrataron a actores que se hicieron pasar por fans con la intención de molestarlo.


Una de estas personas le hizo creer a David que pensaba que había jugado en el Manchester City y él lo corrigió diciéndole que fue en el Manchester United, asimismo lo molestó llamándolo “Dave”. “Mi mamá es la única persona que me llama Dave”, le dijo el inglés.

Antes de desvelarse la estatua, presentaron video de Beckham en su etapa de jugador, pero en las imágenes avergonzaron a David, ya que aparecía haciendo un tiro fuera de la portería y recibiendo una tarjeta amarilla por mal comportamiento.

A pesar de ello, David se veía muy emocionado por ver el resultado final de su “estatua”, emoción que se vino abajo cuando observó que la escultura no se parecía en nada a él. Mientras que todos los presentes aplaudían, Beckham tardó en hacerlo y lucía bastante decepcionado, y así se lo hizo saber al supuesto escultor.

Ver esta publicación en Instagram

Still laughing 😂🤣🤣 totally pranked by @j_corden never trust a mate 🤣😂 head over to @latelateshow to watch the full video #latelateshow @lagalaxy

Una publicación compartida por David Beckham (@davidbeckham) el

Le dijo que lucía diferente a cuando la vio en Chicago, se quejó de cómo se veía su barbilla, sus ojos, sus brazos y su trasero. “La única cosa que es buena es el pelo”, afirmó.

Estaba muy preocupado que sus padres y esposa vieran la estatua. “Por suerte, mis hijos no vienen, si mis hijos vieran esto, creo que llorarían, para ser honesto”, comentó.

Luego una máquina mueve la estatua y cae al suelo y se rompe. “Probablemente me hiciste un favor”, le dice David al tipo de la máquina. De repente aparece James Corden y es ahí donde el exjugador entiende que todo se trató de una broma.