Los robots harán voluntariado en Tokio 2020

La idea de los japoneses es que los Juegos Olímpicos (JJ.OO.) Tokio 2020 sean los más innovadores, en lo que respecta a tecnología de la historia. Y todo apunta a que no será difícil. Primero fueron las medallas hechas con materiales reciclados, y ahora, nos sorprenden con lo que mejor saben hacer: los robots.

Ayudar a los espectadores con movilidad reducida a alcanzar objetos o asistir a voluntarios a la hora de levantar objetos pesados como equipaje o pesas de halterofilia, son algunas de las funciones que podrán desempeñar estos modelos presentados el viernes y que se sumarán a otros autómatas en fase de desarrollo para el próximo año.

El Human Support Robot (Robot de ayuda a humanos) desarrollado por Toyota y el “traje de fuerza asistida” de Panasonic, son los primeros resultados visibles del Proyecto Robot Tokio 2020, una iniciativa conjunta de la organización de los JJ.OO., empresas niponas y varios centros de I+D del país.

Según el vicedirector general de la iniciativa, Masaaki Komiya, se espera que la cita sirva para “demostrar que los robots pueden formar parte de nuestra vida cotidiana”.

El objetivo es que robots como los dos presentados “ayuden a mejorar la experiencia de asistir a unos Juegos para todo tipo de personas, sin importar su condición física ni su edad”, y a conseguir así que sean “unos JJ.OO. sin barreras”.

En este sentido, el Human Support Robot y el modelo complementario Delivery Support Robot serán utilizados en el Estadio Olímpico para guiar a los espectadores en silla de ruedas hacia sus plazas, y ejercerán de repartidores para traerles bebidas u otros productos que deseen comprar.

Toyota desplegará 16 parejas de estos autómatas bilingües -hablan inglés y japonés- y con los que se puede interactuar a través de una tableta, dijo el responsable de robótica de la empresa, Nobuhiko Koga.

Asimismo, el modelo de “traje de fuerza asistida” de Panasonic exhibido, es una nueva versión de un prototipo que ya se emplea en Japón en sectores como la agricultura o el transporte de mercancías.

Se trata de una estructura “inteligente” que se ajusta a la espalda y a las piernas, equipada con una batería con autonomía de 5 horas y diseñada para ayudar a su portador a cargar o depositar objetos pesados.

Al reducir el esfuerzo necesario para realizar esas tareas y rebajar la presión sobre la espalda y las articulaciones, el aparato es capaz de incrementar la productividad de quien lo usa en un 20 por ciento, según Panasonic, que desplegará una veintena de “trajes de fuerza” para su uso por parte del personal de los JJ.OO. y voluntarios.

Además de estos dos modelos, la organización tiene previsto emplear robots para otras tareas, como guiar a los visitantes en el transporte público o para ejercer de traductores.