Uber en catamarca

domingo, 17 de marzo de 2019
00:39

Por Mariano Fredes

Una noticia que creo de relevancia esta semana, es el estado de alerta que plantearon las entidades que nuclean a taxistas y remiseros en nuestra provincia por la posible llegada de Uber a nuestra ciudad capital.

El inicio de actividades de Uber en Argentina generó polémicas, protestas de taxistas y fallos judiciales contra el sistema, mientras que en 2018 Mendoza se convirtió en la primera provincia argentina en la que Uber fue legal en la Argentina. 

La Ley de Movilidad de Mendoza es la primera regulación en Argentina que reconoce el transporte entre privados a través de plataformas como una nueva categoría. En Mar del Plata también desembarcó Uber pese al rechazo expresado por taxistas y remiseros locales, y por el propio gobierno municipal, que consideró que “no resulta ser un medio de transporte público autorizado y habilitado”.

Existes distintas posturas sobre Uber. Personalmente lo utilicé y la vedad fue bastante práctico el sistema: no tuve problemas. También soy un usuario de taxis y remises sin tener ningún tipo de problema tampoco.

Creo que el reclamo de los taxistas y remiseros tiene una base sólida, ya que ellos para poder trabajar tienen que cumplir con bastantes requisitos y pagar impuestos por esta actividad, cosa que según tengo entendido Uber no hace. 

Pero por otro lado, creo que esto podría servir para que los automóviles utilizados para trabajar como remises y taxis hagan una mejora en el servicio respecto al tema del aire acondicionado, estado de vehículo, fumar mientras manejan, etc. Estos temas en el caso de Uber, por mi experiencia, son muchos más cuidados.

En definitiva, todos tienen derecho a trabajar y si Uber cumple con los requisitos legales de nuestra ciudad capital para explotar esta actividad… bienvenido. También tenemos que resguardar a los trabajos de taxis y remises para que no pierdan clientes. Pero creo que más que depender de las regulaciones del Estado también tiene que ver con el servicio que presta cada uno.

La competencia puede ser sana, y en última instancia será el usuario el que defina qué servicio es mejor. En algún momento hubo en Catamarca una inquietud similar cuando desembarcaron los remiseros, pero hoy taxis y remises conviven pacíficamente, y así debe ser.